Archivo de la categoría: Yo mamá

Yo mamá: Madre a la fuga

Hoy va de confesiones, de paranoia materna. ¡Qué le vamos a hacer!

En las últimas semanas me han alabado como madre por varios lados y yo, lo último que siento es que lo estoy haciendo bien. Es cierto que tampoco creo que soy un desastre mundial pero si es verdad que cada día me encuentro nuevas carencias… Y una de las más importantes es la paciencia… tengo poca paciencia.

Hay cosas para las que tengo un número limitado de dosis al día y cuando se acaban, se acaban. Y tengo ganas de darme a la fuga.

Soy poco paciente y grito más de la cuenta, intento trabajar eso pero me posee un espirítu maligno cuando se me acaban las dosis.

Soporto un número limitado de “mamiiiiiiiiiiiii” al día y cuando lo superan me invade un mal humor de dimensiones galácticas que hace que me salga humo por las orejas, se me pongan los ojos a dar vueltas como planetas… me pongo muyyy nerviosa y tengo ganas de gritarrrrrrrrr

Fuente de la foto: 40.com

Fuente de la foto: 40.com

Tengo un número limitado de ¿Qués? – Mamá…  – ¿qué? – Mamá… ¿qué? – Mamá… ¿qué? – Mamá… ¿qué? – Mamá… ¿qué?  -Mamá ¿queeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee? Los bucles me atacan y me remito a la imagen anterior para ilustrar la situación

Aguanto un numero limitado de “¿cuánto falta?” en los viajes, cuando lo rebasan me dan unas ganas irrefrenables de parar el coche y fugarme, no parar de corre cual Forrest Gump

Fuente de la foto desmotivaciones.es

Fuente de la foto desmotivaciones.es

Poseo un número de «NOes» al día. Tengo grabado a fuego una cosa que me dijo una cuñada antes de que yo tuviera hijos: «Llega una hora del día en la que estás tan cansada que te sacan lo que quieran, dices tantas veces no a lo largo del día que llega una hora (la suya eran las 9 de la noche) en la que pidan lo que pidan dices SI. Y con mis hijos corroboro la afirmación. Verdad verdadera. Mi hora es la misma, a partir de las 9 si no entra el Santo en acción me sacan cualquier cosa.

Pero lo que peor llevo, lo que me haría sacar la recortada y no dejar títere con cabeza es tener que repetir «sienes y sienes de veses» que coman con la boca bien cerrada, eso ya me poneeeeeeeeeeeee… (Papá, como me acuerdo de tí en esto). Seguramente aún son pequeños para conocer todas las correcciones en la mesa , no poner los codos, coger bien los cubiertos pero yo no tengo paciencia para esperar a que crezcan. Mi salud mental necesita que aprendan YA.

Lo se, tengo que trabajarme la paciencia, con ellos termino sacándome un Máster.

¿Dónde están tus límites? ¿Qué te hace querer ser Madre a la fuga?

Mil besos, mil sonrisas

Ana

Miércoles mudo: Ya soy mamá

El 13 de abril de hace siete años le dije a mi madre mientras me tomaba esta foto: "Ya soy mamá". Mi sueño empezaba a hacerse realidad

El 13 de abril de hace siete años le dije a mi madre mientras me tomaba esta foto: «Ya soy mamá». Mi sueño empezaba a hacerse realidad

Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

¡Feliz Miércoles!

Mil besos, mil sonrisas

Ana

Mi memoria: 7 años

Hace siete años que llenaste mi vida de luz, que hiciste de mi otro ser, otra persona.

Fui tu morada 39 semanas y 5 días, te costó salir pero una vez te tuve en mis manos ya nadie te separara de mí.

llenaste mi vida

Naciste con los ojos muy abiertos, te quedaste por horas, observando el mundo, comiéndotelo con los ojos, y así sigues.

Ese pequeño duende que mamaba cada hora y media, que no dormía nada, que reía sin parar, ese pequeño Momo se me está haciendo grande a marchas forzadas.

Sabes que te he prohibido cumplir más años, que te he dicho mil veces que te quedes así y no me haces caso, eres un poquito desobediente.

Tengo un muchachete ya en mi casa, un niño despierto, curioso, explorador, un tanto animalito, creativo, soñador, un naturalista nato que ha cumplido siete años con cuatro huequitos en la boca y las mismas ganas de comerse el mundo que el día que nacío o más si se puede.

Me sorprendes día a día con tu locuacidad, con tus ocurrencias, con tus berrinches, con tus sonrisas, con tus abrazos, con tus mimos, con tu generosidad, con tu caridad, con tu sensibilidad, con todo tu «Tu».

Nadie me dijo que educar hijos fuera fácil, cierto es, pero tampoco que ellos me educarían, que tu con tus cosas me exprimirías cada día, sacarías de mi facetas que no conocía (buenas y no tan buenas he de reconocer), que aprendería tanto de la vida, de la calidad humana, de las maneras y formas, del mundo, del aire, del mar, del cielo.

Pedí por años ser madre y nunca, nunca, nunca, pude ni siquiera soñar que tendría el gran privilegio de ser TU MAMÁ.

Muchas felicidades Guille, mi Momo.

Mil besos, mil sonrisas todos para ti

Ana, TU MAMÁ

Un cumpleaños un tanto «helado» 1ª parte: Preparativos

Nana cumplió 4 años en febrero. Casi me da un «muere» cuando fui consciente de que mi pequeña princesita saltaba de esa «edad frontera», no escrita en ningún sitio pero asumida por todos, de los 3 años de «qué pequeñita es» a los 4 años de «ya es una niña». Dejan atrás los pocos indicios que queden de que han sido nuestros bebés para moverse con soltura en el mundo.

Este año prometí no complicarme con la organización de la fiesta y busqué una cafetería con zona de juegos para no liarme en casa. Cuando Victoria me preguntó si necesitaba ayuda en algo le dije «qué va si este año no hago nada» y no se porqué me sorprendió su carcajada… Una semana antes de que llegara la fiesta me dio pena no prepararle nada, me sentí #malamadre y me lancé como una loca a buscar tema.

Mucho  no pude recrearme en la elección, la peque de casi cuatro años impuso su gusto: Quería ser la Princesa Elsa y que todos vinieran disfrazados. Así que Frozen tenía que ser. Acudí a la red a buscar inspiración y algún imprimible para la decoración

Elsa en acción

Elsa en acción

Muchas veces he dado aquí las gracias a la gente que cuelga sus creaciones y las regala y esta va a ser una vez más. Encontré en HomeKeteers justo lo que buscaba, había un set gratuito y otro más completo de pago, la friolera de 1.99 dolares. Me decidí por este último y cuando fui a hacer la compra encontré con que lo regalaba. Para ver el set completo pinchar aquí 

Varias noches de tijeras, pegamento y cintas se me pusieron por delante

Varias noches de tijeras, pegamento y cintas se me pusieron por delante

En My sister´s Suitecase encontré plantillas para hacer coronas y cuernos de reno para los invitados y en esto la «SúperAbuela», como siempre tan dispuesta a seguir mis locuras, se puso manos a la obra: busco las telas, las cintas y a recortar fieltro y pegar con cola de tela.

fotos coronas y renos

Tuve la potra de encontrar un troquel de API a buen precio que taladra goma EVA con forma de estrella de la nieve en dos tamaños

Como de costumbre la noche antes del evento me dieron «las mil y quinientas» terminándolo todo con la inestimable colaboración del «Hada Madrina» y así quedó todo preparado para llevarlos a la cafetería

No puedo resistirme a las blondas y los botes de cristal para colocarlo todo

Nuestras cositas preparadas

Pajillas, palillos para los bocatas y los nuggets en botecitos de cristal (la de botes de potitos que tengo guardados y lo mucho que los uso) decorados con blondas y cintas de «cola de ratón» , guirnalda y cajitas para chuches salieron de ese maravilloso imprimible gratuito.

De los preparativos solo nos queda la tarta, la famosa tarta huesito, archiconocida en los mundos de Internet, que a mí me llego por mi amiga Lola, la que siempre me trae cosas buenas

Tarta huesito, no tiene mucha ciencia pero si hay que tener cuidado de no romperla

Tarta huesito, no tiene mucha ciencia pero si hay que tener cuidado de no romperla

Cómo quedó todo en nuestra fiesta, en la siguiente entrega…

Mil besos, mil sonrisas

Ana

Yo mamá: mis Imprescindibles / mis prescindibles en puericultura

La semana pasada Sara del Blog «Mamis y bebés«, proponía hacer una lista de cosas que nos hubieran sido útiles con nuestros bebés y las que se quedaron arrumbadas en un armario casi sin estrenar.

Me pareció una buena idea, y aquí traigo mi lista. Seguro que hay quien está de acuerdo y quien discutiría conmigo durante horas por no haber puesto otras cosas.

Estas son las 6 cosas imprescindibles  (ya empiezo mal, Sara pedía 5) por las que me hubiera dejado cortar un brazo antes que perderlas en la época en la que tenía bebés en casa:

imprescindibles

1. – Cambiador de pared: Nos costó horrores encontrarlo, porque eran carísimos. Este es de Ikea, que en la época en la que nació Momo estaba agotado en todas partes. Lo pillamos de una devolución. Nos ha servido hasta el final de los pañales. Esta en el cuarto de baño y recogido ni te enteras que lo tienes.

2. – Hamaquita de baño: Te soluciona la vida desde el primer día y afrontas con un poco más de tranquilidad esos primeros baños en los que crees que se te va a escurrir el bebé y va a venir asuntos sociales a retirarte la custodia. Lo descubrí con mis sobrinas y creo que fue lo primero que compré para Momo, antes que ropa. Para nosotros fue un gran «imprescindible».

3. –Mantas de juegos: Tuvimos estos dos modelos y las usamos muchísimo, tanto cuando solo había un niño en casa como cuando ya estaban los dos. La que tenía laterales nos fue útil mientras no gateaban pero si giraban y evitaba que dando vueltas se nos salieran del salón. Sin laterales la usamos desde muy bebés para tirarnos con ellos al suelo y jugar o poner a los dos hermanos juntos a jugar. Combinado con un arco de móviles o un gimnasio de juguetes fueron grandes alidadas de las horas de juego. Las nuestras son de Imaginarium.

4. – PureLan: Mi purelan, mi salvador en la lactancia, posiblemente «el gran culpable» de que no abandonara la teta a la primera de cambio. Momo me hizo unas grietas horribles y esta crema de lanolina pura consiguió ir cerrándomelas casi a la misma velocidad que mi pequeño tragón las volvía a abrir. Con Nana también lo utilicé y conseguí no llegar a tener unas heridas tan grandes como las anteriores.

5.- Pañaleros: Quien no ha tenido bebés en casa no sabe como huele un pañal a la hora de haberlo quitado. Estos contenedores fueron muy útiles en una casa en dos plantas, evitándonos los viajes a la basura a altas horas de la madrugada. Con Nana perfeccionamos el sistema y teníamos uno en cada planta. Nosotros usamos unos que necesitaban sus recambios propios pero ahora los hay que aceptan bolsas de basura normales, lo que es bastante más económico.

6. Intercomunicadores: Aun los seguimos usando, aunque los peques son ya más grandecitos pero como comentaba vivimos en una casa de dos plantas y cuando ellos están arriba y nosotros abajo, es una tranquilidad. Los nuestros son de tecnología dect que garantiza cero interferencias y evita que se te cuele la señal de otro aparato.

Ahora mis prescindibles, que ahora si son 5 (aquí he sido buena)

mosaico de prescindibles: bañera cambiador, manta para liarlos, pezoneras, parque, termometro de frente

mis prescindibles

1. – Cambiador / bañera: Nos lo prestaron, menos mal porque en cuanto pudimos lo devolvimos. Bañábamos a los peques de bebés en el lavabo con la hamaquita y el cambiador de pared nos devolvió al uso la taza del wc, ya que este armatoste ocupaba medio cuarto de baños.

2. – Saquito para envolver al bebé: Nos lo regalaron con Nana y no conseguí ponérselo ni una sola vez. En cuanto notaba que intentaba inmovilizarla montaba en cólera. Realmente nunca entendí los beneficios de atar a los peques.

3. Pezoneras: Tuve grietas con los dos pero ninguno consiguio acostumbrarse a estas piezas de silicona, se les resbalaban y no sabían cogerse. Seguro que habrá a quien les hayan sido útliles pero las mías acabaron en la basura con Momo y volví a caer en la tentación de comprarlas con Nana y tuvieron el mismo fin.

4. – Parque: Mis niños han nacido con aires de libertad y meterlos en esta pequeña cárcel no iba con ellos. Una pena, porque el que nos regalaron era una monada y hubiera dado a esta sufrida madre y al santo que en esa época trabajaba en casa, algún momento de tranquilidad. Momo fue el único que lo uso algo y no mucho.

5.- Termómetro de frente: Fue otro regalo, no se si lo hubiera elegido yo, seguramente si porque parece cómodo pero nunca dio una temperatura fiable. De siempre se ha dicho que los de toda la vida son los mejores pero nosotros ahora tenemos uno de oído que no nos va demasiado mal, intentar que se estén quietos para el otro nunca lo he conseguido.

Esta es mi selección, a ver que dicen las demás.

Aquí dejo un enlace al post de Sara con la respuesta a su pregunta.

Mil besos, mil sonrisas

Ana

Yo mamá: Encuentro de Madres Tutete

Nos pasamos la vida formándonos, unos más que otros, pero todos pasamos por la enseñanza obligatoria, muchos pasamos a la universidad, carreras, másters, cursos de formación, todo para ser grandes profesionales. Hacemos cursos de manualidades, idiomas, deporte, música, cualquier disciplina puede tener su formación.

Pero…

para lo más complicado…

para lo más delicado…

para lo más importante…

no existen carreras, ni másters, nos ponen un bultito en los brazos y nos dicen «Alá, ya sois padres» y en ese mismo instante entre la emoción del momento, el cansancio del parto o los años de adopción, pues no te paras mucho a pensar… Es con los días cuando llega el PÁNICO… y ahora ¿qué hago yo? ¿por dónde empiezo? ¿lo estaré haciendo bien?…

Y entonces es útil sacar a relucir los conocimientos aprendidos en los cursos de educación maternal (yo no solo los recomiendo encarecidamente sino que creo que deberían ser obligatorios como la ESO, en este post contaba mi experiencia con ellos)

Y como que cualquier ayuda es poca y siempre bienvenida, llega el «1er Encuentro de Madres Tutete.com«: una jornada en la que profesionales  y marcas van a ayudarnos con sus consejos para estas primeras etapas de la maternidad.

evento-tutete-700x350

Tere, una mamá molona y con uno de los negocios más bonitos que conozco «Tutete», no puede estarse quieta, continuamente idea nuevas formas de colaborar con las mamás y aportar su granito de arena para que todas disfrutemos plenamente de nuestra maternidad, tanto a través de los maravillosos productos que trae a su tienda online como con las actividades en las que colabora o ella misma organiza.

Con este fin ha organizado la jornada del día 30 de noviembre en el Hotel NH Amistad destinado a «parejas embarazadas» y padres recientes con el siguiente programa:

  • 10.00h – Bienvenida al evento de Tutete.com
  • 10.15h – Ergobaby: El porteo Ergonómico
  • 10.45h – Infaneto: “Mi Maternidad” Sandra con su bebé Emma nos hablará de su experiencia en lactancia.
  • 11.15h – Hero Baby: “Hero Baby Contigo desde el Primer Día”
  • 11.45h – Coffee Brake (sopresitas y taller de porteo)
  • 12.15h – Hero Baby: “El ABC de la Nutrición Infantil”
  • 12.45h – Ecox 4D: ¿Qué pasa antes de nacer?. Refuerzo del vínculo afectivo durante el embarazo.
  • 13.15h – Mamás Blogueras: “Guía para papás novatos. ¿Dónde está el manual de instrucciones?”
  • 13.45h – Sorteos: 1 Ecografía Emocional, 1 Mochila de Ergobaby, 1 Cheque Regalo de 100€ de Tutete

Para asistir simplemente hay que apuntarse aquí.

A última hora de la mañana nos cede el turno a Marga de Subida en mis tacones, a María de la Libreta de mamá y a mi y a nuestro nuevo proyecto (en breve hablamos de él con más detalle).  ILUSIÓN, INTRIGA, DOLOR DE BARRIGA…

A Tere le hizo mucha gracia que la llamara «imprudente» por contar conmigo para este acto, un chascarrillo que le gasté en un post anterior. Le agradezco enormemente que se acordara de nosotras y que quisiera que diéramos nuestro punto de vista. Por lo que a mi persona concierne, la sigo considerando una «osada» jijijij pero los que arriesgan ganan y nosotras estamos trabajando mucho para crear una herramienta útil para nuevos papás y que Tere no se arrepienta de su apuesta.

Este nuevo proyecto, me ha dado la oportunidad de trabajar mano a mano con estas dos fantásticas blogueras, crear nuevos vínculos en la vida 1.0 y sumar a mi círculo dos activos muy valiosos. Chicas, un placer.

puertasabiertas

Gracias al blog a mi vida se está llenando de buena gente: Bienvenidos @tutete @victoriainfa @Meriluc @Merywhop @MPlazamora @fisiolomas

Nos vemos el 30 de noviembre.

Mil besos, mil sonrisas

Ana

Yo mamá: cuando ser mamá no viene de serie

Llevo desde que empecé el blog queriendo hablar de este tema pero el tiempo mitiga todo y hace que olvidemos o por lo menos arrumbemos al fondo del desván los sufrimientos pasados, así que ya no se sí lo que pueda contar puede servir de ayuda que es la única finalidad de este post.

Cuando la maternidad entra en nuestros planes de vida, ninguna de nosotras pone en duda que llegara. Estamos hechas para eso, para parir, es nuestra genética y quién va a cuestionarse que puede no pasar.

Desde que tengo uso de razón quiero ser madre y es evidente que lo he conseguido pero no ha sido un camino de rosas.

Cuando un embarazo deseado no llega, como mujer, te metes en una dinámica casi destructiva, la ansiedad, la depre, el mal humor, la tristeza lo llenan todo. La vida muchas veces se para y la pareja se resiente. Sientes que no estás completa, que estas defectuosa y que le estás fallando a tu pareja y a todos, aunque la causa de esterilidad no seas tu. Y lo peor es que te digan que cuando te relajes lo conseguirás. Creo que si en alguna ocasión he tenido instintos violentos ha sido después de que alguien me dijera esta frase. ESO NO SE DICE NUNCAAAAAAAA.

Tras casi un año de búsqueda, empezaron las pruebas. Yo tenía un seguro privado y no tuve listas de espera ni retrasos en ellas. Hay pruebas que son simples análisis de sangre pero otras que son verdaderas torturas dignas de Torquemada. Además, en esto como en otras cosas, llevamos las de perder. Al hombre solo se le puede hacer un tipo de prueba: espermiograma para ver como se mueven y cuantos son sus «cabezones» pero a nosotras nos hacen mil y una prueba más que desagradable. Yo en una de ellas casi me casi me siento explotar por dentro.

Lo peor para mi en los comienzos fue que todo estaba bien, que no había motivo para que no concibiéramos un hijo y eso me desesperaba más: si sabiamos el porqué sería más fácil ponerle remedio. Pero no, no se encontraba el porqué…

Para no aburrir a nadie resumiré nuestro camino: seis meses de tratamiento hormonal y relaciones programadas a través de un seguro privado pagando integras las medicinas, cuatro inseminaciones artificiales fallidas en la Seguridad Social con la medicación subvencionadas con perdida de pruebas sucesivas, retrasos en las consultas y horas de sala de espera hasta llegar a una fecundación in vitro a través de la Seguridad Social pero en una clínica privada concertada que nos trajo como regalo un gnomo güerito con ojos enormes un 12 de abril. Entre que empezamos y Momo llegó a nuestras vidas pasaron más de cuatro años.

No compartí mi periplo con nadie, de hecho al contar a mis padres que iba a entrar al quirófano para la extracción de óvulos de la fecundación conseguí que se enfadaran conmigo. Si alguien se enteró fue porque me pilló en uno de los momentos en los que me derrumbaba y lloraba por los rincones.  No quería a nadie pendiente de  si funcionaba o no, no quería que nadie opinara sobre el tema, no quería oír consejos y tampoco quería que la gente que me quiere sufriera con ello. Soy de las que hablar las cosas les hace verlas desde otra perspectiva y es cierto que me sentí muy sola en ocasiones … pero creo que volvería hacerlo igual. Además mi chico tampoco es que sea muy comunicativo y tampoco hablaba de ello.

Por mi experiencia personal no recomiendo buscar información médica en la red, aunque parezca que los casos son parecidos o los mismos cada una somos un mundo y nuestra biología otro. Pero si buscar apoyo en grupos de mujeres que pasan por lo mismo o en profesionales que se especialicen en estos temas

Yo no caí en la tentación de internet hasta el final, lo hice muerta de miedo la noche antes de la fecundación y me encontré con un foro de chicas que estaban pasando por lo mismo que yo. Hice un grupo de amigas virtuales a las que con el tiempo he puesto cara y corazón. Fuera de los términos médicos, el nivel de hormonas y los procedimientos, yo en el foro encontré un grupo de mujeres con mis mismos anhelos y mis mismas frustraciones, me sentí entre iguales. Las Chicas de la Arri, así se llamaba el foro compartieron conmigo los 14 días de espera de la prueba de embarazo como si de ellas mismas se tratara, vivieron conmigo mi embarazo y casi las aviso a ellas antes que a los abuelos el día del parto.

Permanecí en el grupo poco tiempo como mamá en búsqueda pero me quedé varios meses más en él apoyando y escuchando a chicas que sufrían mucho. Teníamos un grito de guerra que acuñó una de nuestras guerreras: «Esta batalla la vamos a ganar» y varios años después de una forma u otra casi todas las hemos ganado.

Hubiera seguido adelante si no hubiera funcionado, lo hubiera intentado e intentado hasta que alguien me hubiera hecho abandonar. 

En mis planes de vida entraba la maternidad si o si, y la adopción era una de mis vías. No todo el mundo la contempla y hay que tenerlo muy claro para embarcarse en una vivencia semejante (a ver si engaño a una de las guerreras y nos cuenta su experiencia).

Si ni de un modo u otro hubiera sido madre estoy segura que aunque me hubiera constado mucho asumirlo habría seguido adelante con mi vida y mi pareja. Estoy segura.

Lo escrito ni se parece a lo que me hubiera gustado reflejar aquí, lo he empezado, borrado y vuelto a empezar varias veces y no me sale lo que me gustaría escribir.

Este post está dedicado a una de las personas que más quiero en este mundo, ella me ha pedido varias veces que escriba sobre este tema y yo nunca me encuentro con inspiración y fuerza para hacerlo, no hay nada que pueda aliviar su dolor, sus dudas, ni quiero ejercer de voz de la experiencia con ella, no se como ayudar y me muero de impotencia. Solo puedo decir que aquí estoy y estaré para ella, en esto y en todos esos momentos difíciles que esta injusta vida le está poniendo en su camino.

Hoy todos mis besos y sonrisas son solo para ella aunque se que cuando me lea va a tener ganas de estrangularme.

Ana

A tener siempre en cuenta

A través de mi perfil de Facebook me ha llegado esta joya

refuerzo positivo

Lo he encontrado vía la fanpage de Decopeques y lo publica Orientación Educativa Galicia  junto a este mensaje:

REFUERZO POSITIVO
Aunque todos sabemos lo importante que es el refuerzo positivo para motivar la conducta de los demás, a veces, se nos olvida y nos centramos en las críticas y los aspectos negativos.
En el caso de la imagen que acompaña la entrada, la motivación va dirigida a l@s hij@s pero se puede aplicar a todo el mundo: alumn@s, familiares, amig@s… REGALA UN MENSAJE POSITIVO!

En mi caso intento hablarles en positivo a mis dos peques, les digo cien veces al día lo mucho que los quiero e intento que nombren las emociones y hablen de ellas. Esto convencida que es la forma correcta de hacerlo pero no siempre lo consigo. Así que voy a imprimirme este bonito cartel y colgarlo en mi cocina.

Mil besos, mil sonrisas

Ana

Toda una personita

Hace una semana que la peque de la casa ha cumplido tres añitos y ese es uno de los motivos de que esté tan perdida. Eso junto a que a mi cuello le ha dado por seguir fastidiando. Todo mi tiempo estas semanas ha ido destinado a la fiesta de cumple de la peque.

Han empezado los fastos, en esta casa un cumpleaños se celebra más que una boda real

Nana llegó a nuestro mundo dando ya guerra, la matrona decía que no estaba de parto pero ella decidió que SI y si me descuido nace en la Mu30 en medio de un atasco y lloviendo. Nos tuvo 48 horas en protocolo de infección y 6 horas después de salir del hospital estábamos de vuelta con un susto descomunal.

Mi pequeña princesa es ya una personita que conoce sus encantos y sabe usarlos, que toma decisiones y que, como dice mi amiga Carmela, parece la Real Academia hablando. Es para sus tres años recién cumplidos una mujercita con las ideas muy claras, lo que le gusta y lo que no, resolutiva en los conflictos y tozuda como ella sola. Su cabezonería supera hasta a la mía, que ya es decir.

Cariñosa y mimosa hasta decir basta, eso sí, cuando ella quiere y con quien ella elije. Selecciona a las personas de su entorno y por lo que parece se equivoca poco. Si no le interesas no te dedica ni un segundo.

Tiene una sensibilidad especial para detectar al que sufre y ampararlo.

Presumida y pizpireta, conquista con solo pestañear, es una seductora nata, una encantadora de serpientes que va ligando por donde pasa.

En muchas cosas, sobre todo en las que me exasperan, me recuerda a mi de pequeña (ayyyy mamá, lo que debiste pasar conmigo si me parecía tan solo un poco a esta cabezota) pero ella es mucho más independiente y segura de si misma de lo que yo he sido y seré nunca.

Estoy convencida en que llegará lejos y será una mujer «hecha y derecha» como se suele decir, capaz de salir adelante por sus propios medios.

Ana, eres la Luna que ilumina mis noches, solo le pido al cielo ser la mamá que mereces, saber guiarte y acompañarte en este camino que ya tomas con paso firme y decidido.

Felices TRES bombón

Mil besos, mil sonrisas (hoy son todos para ti)

Mamá

Yo mamá: mis lactancias

Este fin de semana se han celebrado en Murcia varias actividades entorno a la Semana Mundial de la Lactancia Materna organizadas por la Asociación LACTANDO.

Cartel de Lactando Semana 2012

Cartel de la Semana Mundial de la Lactancia en Murcia

Esta celebración me ha recordado que llevaba tiempo pensando en escribir sobre mis lactancias.

Desde el primer momento tuve claro que mi opción era la lactancia materna y la ignorancia del primerizo me hizo no dudar ni un segundo que lo conseguiría. Era algo natural, que tenía que venir dado, las que decían que no habían podido… simplemente, falta de ganas… Todo esto pasaba por mi mente antes de tener entre mis brazos un mengajo con cara de gnomo con mirada superpenetrante que me retaba a conseguirlo.

Salí del paritorio con él en mi regazo y enseñando la teta a media Clínica en el camino a mi habitación y el peque no mostró ningún interés por ella.

Me sabía toda la teoría, había leído hasta lo que aún estaba en la mente de los escritores sobre el tema y había llegado el momento de ponerlo en práctica.

Mi bombón rosa, tras inspeccionar a todo el que pasaba por la habitación a conocerlo, decidió que ya era el momento de probar suerte y en los primeros diez minutos se enganchó del pecho izquierdo y me creo grietas en el derecho. Resulta que no iba a ser tan fácil.

Yo muy concienciada del tema hice de tripas corazón y muerta de dolor seguía ofreciéndole el pecho dañado: si es lo mejor para él aun en un lecho de dolor yo al pie del cañón… Tengo una amiga que me dijo: «aunque tengas que darle el pecho mordiendo un trapo, tu le das…»

Pasadas las horas y viendo que mi nuevo «miniyo» seguía enganchado y causando estragos, mi santo y yo echamos a todas las visitas y llamamos al nido para pedir consejo: mala cosa. Si le hubiera hecho caso le hubiera enchufado un biberón a la primera de cambio. Al día siguiente probamos suerte con otro enfermero y para mi sorpresa me sentí más entendida y atendida por este chico que por sus compañeras féminas, me cambió al peque de postura, me colocó a mi y me alentó a seguir intentándolo. Yo resistía, me dieron cremas que olían fatal para las grietas y que me negué a ponerme por miedo a intoxicar al peque. Hasta que otra amiga, que pasó por algo parecido, me recomendó una crema de lanolina, sin sabor, completamente natural y que me ayudó a superar los primeros días; al quinto ya tenía leche y dejábamos atrás los calostros.

Creo que estoy libre de sospechas de hacer publicidad en mi blog (debo tener la friolera de cinco lectores fijos) así que no me corto en decir que la crema es Purelan de Medela: Mi salvación

Mi campeón mamaba cada hora y media y en dos semanas yo era como la imagen de abajo, no necesitaba ninguna ayuda para parecer una fuente de leche y así hasta que con 11 meses, yo incorporada a trabajar y con la mayoría de alimentos introducidos, él decidió que ya estaba bien de teta.

Foto de una escultura lactando

Muy gráfica ¿no? Prometo que me pasaba lo mismo como se le pasara cinco minutos la hora de engancharse, tengo testigos

Su hermana no esperó ni a salir del paritorio para dar buena cuenta de su primer banquete, ni calostro ni na’ directamente salía leche y aun con alguna minigrieta que nos asustó por regurgitar ella con sangre, no tuvimos mayores problemas ni que agotar la producción de protectores de pecho como con su hermano. Tuvimos una lactancia normal y cómoda con una frecuencia de tres o cuatro horas y descansos nocturnos de 6,(todo un lujo comparado con mi primogénito), hasta que a una edad parecida a la de su hermano se desenganchó sola.

Yo recurrí en mitad de mi lactancia de Momo a Lactando Murcia, la asociación que encabeza esta entrada, por una congestión mamaria que en urgencias me diagnosticaron como  una infección de orina. Fiebre, teta roja, dura como una piedra y me mandan antibiótico para una infección de orina… creo que no hacen falta más comentarios. En mi caso, el correo electrónico que les escribí lo atendió Malena y me dio un par de consejos que me ayudaron a descongestionarme y a continuar con mi lactancia.

Estas asociaciones son una ayuda muy grande  Con sus grupos de apoyo, las actividades que organizan, consiguen orientar, ayudar y consolar a madres que no se sienten apoyadas por su entorno, por sus médicos o que simplemente no tienen nadie cerca que pueda ayudarlas. A veces son acusadas de fundamentalismo por incentivar a toda costa la lactancia materna. En Murcia no se si lo ha habido pero la Junta Directiva actual no sigue esa línea ni mucho menos. Con la celebración de la Semana de la Lactancia han convocado un montón de actividades super interesantes: conferencias sobre educación, proyecciones de cine, talleres… El programa se puede consultar aquí, yo la charla sobre educar sin castigos no me la pierdo.

En resumen, fui mami lactante pero tengo que asegurar que lo fui en exclusiva porque ninguno de mis peques lloró nunca por hambre. Creo que hubiera sido incapaz de aguantar llantos después de dar el pecho o que lo rechazaran: habría recurrido a la leche de fórmula en ese caso, lo aseguro.

Mis dos lactancias me enseñaron que lo mejor para el bebé es una MADRE SANA y CONTENTA y que si dar el pecho se convierte en un problema para la madre el peque lo sufre aunque su leche sea lo mejor del mundo. Esto me lo repetía sin parar mi matrona de preparación al parto, mi querida Encarna, pero lo pude comprobar por mi misma, que es la única forma de aprender que tenemos los cabezotas, cuando dejé de temblar por si lo hacía bien o mal, cuando deje de intentar calcular cuanto comía en cada toma y de mirar el reloj.

Echo mucho de menos a mis dos peques piel con piel enganchados a mi teta, esos ratitos no tienen precio pero no creo que una mujer sea menos madre que otra por no hacerlo, no hay que permitir que nadie se meta en una decisión tan personal, es cierto que está comprobado que la leche materna es más completa pero las leches de fórmula la imitan muy dignamente (tengo un  par de amigas que me van a tirar de las orejas por escribir esto aggg).

Mil besos, mil sonrisas

Ana