Archivo de la etiqueta: mamás

Crafteando: La libreta de las listas

Con cinco días de diferencia ha sido el santo y el cumple de una de mis mejores amigas. No nos vemos tanto como nos gustaría y cuando lo hacemos nos juntamos entre las dos con cuatro mocosos que no nos dejan ponernos al día. La verdad es que hace tan solo cuatro años nos veíamos a diario y entre nuestros sueños estaba el de llegar a estar así, liadas hasta las orejas con churumbeles por todas partes.

Así que con mi nueva versión de «Ana Handmade» tenía que hacerle algo con mis manitas y tratándose de Pi, que mejor que una libreta. Ya he hablado alguna vez de nuestro gusto común por las listas, así que una libreta para hacer listas de tareas, proyectos y sueños a cumplir.

Whasi, libreta con tapas de cartón craft, pegatinas de las que le compré a Neus en su taller y unos sellos la mar de cucos que me han regalado mis hermanos por mi cumple (tengo que hacerles una foto, son geniales).

libreta

La libreta

El whasi es del que es chino no japonés y me cuesta más manejarlo pero este de alfabetos es tan mono y es tan del estilo de Pilar que no podía elegir otro

libreta pilar

Detalles de la libreta e interior

Y para presentarla, un sobre, una blonda, sellos, troquelados de papel origami en forma de etiqueta y cordón azulón

envoltorio

Presentación

Espero que esta libreta esté pronto llena de sueños cumplidos. Felicidades Amiga.

Mil besos, mil sonrisas

Ana

Te quiero un montón

Hace una semana que pasó el Día del Libro y aunque en Murcia no existe la tradición catalana de regalar libros y rosas, yo desde que tengo dinerito propio si que regalo libros a mis papís y a mi santo y desde que están los peques a ellos también. La verdad es que desde que tiene super libro electrónico mi esposo, él ha causado baja en la lista de destinatarios. Este año en principio empecé por los abuelos: La vida después de Marta Rivera de la Cruz para ella (yo lo había leido y me encantó) y para el abuelo El legado del Valle de Jordi Badia y Luisjo Gómez (un «rollo macareno» en palabras del destinatario del regalo, pero los libros son como los melones que hasta que no los abres no sabes si te gustan)

La vida después

La vida después

A los peques tardé unos días en dedicarles tiempo. Para mi entrar en al sección infantil de una librería es perder la noción del tiempo y querer llevarme un palé lleno de ellos. Por lo que cuando entré en el Centro del Libro de Diego Marín sabía que iba para rato y así fue. Su departamento infantil es cada vez más grande y se está llenando tanto de libros como de juegos educativos y manualidades que en Murcia en pocos sitios encuentras. Se a ciencia cierta que Fuensanta, la hija del dueño, tiene mucho que ver en eso y de hecho otra de sus librerías, Antaño, está dedicada casi en exclusiva a ellos.

Bueno me dejo de publicidad gratuita y voy al tema. ¿Qué qué nueva joyita he descubierto para los peques? Pues esta:

Te quiero un montón

Portada del cuento

Te quiero un montón
Editorial Bruño año 2012

La primera edición del libro es del 2003 pero yo he comprado la de 2012 que se presenta como un álbum ilustrado de 30x30cm con maravillosos textos de Juan Carlos Chandro y dibujos de Mª Luisa Torcida.

El cuento relata la historia en que la tarde que la mamá de Garbancito no le pudo hacer caso porque estaba muy liada, este le pide que le diga que le quiere. Las imagenes de este cuento son muy tiernas, desde esa mamá fuera de los estereotipos de la moda, ese peque rubiales con flequillo hasta los dos animalillos que recrean la historia en las páginas de la izquierda. Sencillamente preciosos.

Ilustración de la contraportada

Mamá y Garbancito bailando ¿a qué son adorables?

A ellos le ha encantado, pero sobre todo es a mí a la que me ha conquistado el corazón. La moraleja del cuento es más para mi que para ellos: por ocupada que esté, por muchas cosas que haya que hacer, siempre siempre siempre hay que encontrar un momento para hacerles saber que son importantes, lo más importantes, y repetirles de un montón de formas que les quiero una «jarta'».

Mil besos, mil sonrisas

Ana

Yo mamá: Mi preparación para ser mamá

Este post de Lucía Baballa en su blog: Maternidad: Dar el pecho y estos otros de Una madre reciente en MMe crecen los enanos: Cosas que no echo de menos de cuando eran bebés y Cosas que echo de menos de cuando eran bebés

me han hecho recordar mis dos lactancias y he pensado seguir el camino que ellas han abierto y contar mi experiencia con  la maternidad y la lactancia.

Antes del nacimiento de Momo, mi primer hijo, leí todo lo publicado sobre la maternidad, sobre el embarazo, la lactancia…tanto que mi santo decía que podía escribir una tesis. Unos me gustaron y otros no. Fui a dos cursos de educación maternal diferentes (no solo preparan para el parto, sinceramente nadie te prepara para el parto) por si con uno solo me quedaba corta.

Portada de tres libros para embarazadas

Bésame mucho, Nueve meses de espera y Qué esperar cuando estés esperando

Realmente estaba obsesionada con saber todo antes de que llegara, me había constado mucho, mucho, mucho quedarme embarazada y quería hacerlo bien. Ser mamá había sido mi sueño desde niña y era el momento de prepararme para ello como me había preparado antes para otras cosas.

Esos dos cursos de educación maternal me dieron dos puntos de vista complementarios.

El de la Seguridad Social lo impartía la matrona que llevaba mi embarazo en el centro de salud, con 30 años de experiencia, con un humor increíble y encargada de desmitificar todo lo que el entorno intenta hacer creer como ley. Me enseño a darle a cada cosa la importancia que tiene, o por lo menos lo intentó. Encarna, ha sido mi ángel de la guarda en mis dos embarazos.

El otro curso fue el que imparte Salvador Grau, matrón  y enfermero de urgencias que se encarga tanto de cuidar el estado físico de sus «mamás» con gimnasia en cada sesión como de formarte en cuidados de la madre, del bebé, los materiales a usar, los que no, portabebés, lactancia.

Con ellos dos aprendí a hacer caso a mis instintos, a donde recurrir en caso de no saber que hacer, a afrontar las cosas de una en una y a tomarme la maternidad con la naturalidad que tiene. Eso no quiere decir que no pasara momentos de pánico en varias ocasiones.

En mi segundo embarazo me convertí en «animadora sociocultural» del curso de Encarna, jajaja. Acudí a las sesiones que me permitió mi trabajo y mi otro bebé y ella me usaba de ejemplo, normalmente de malo y así ilustraba a las otras mamás. Y por otro lado encontré otro curso de enfoque diferente, más naturalista, basado en los ¿beneficios? de la homeopatía. La matrona me parece un poco radical y fundamentalista por eso no os doy los datos. Queda claro que no me gustó mucho. No creo en la homeopatía, me parece un timo peligroso por lo que por ese lado no usé lo enseñado pero de todo se aprende y de ella aprendí a distinguir lo que me gusta y lo que no de los movimientos de crianza natural.

Tengo amigas que no le dan importancia a la preparación para la maternidad, que dijeron o dicen no tener tiempo para acudir, que piensan que solo cosas que ya salvarán cuando lleguen.

Esta es la forma en la que me preparé para el nacimiento de mis hijos y  solo puedo concluir que me parece importante oír lo que los matrones tienen que contarnos, lo que los libros nos pueden contar y después hacer balance de lo aprendido y quedarte con lo que te sirve. Qué de todo se puede aprender y que para la maternidad no nos prepara nadie pero que cualquier ayuda es bienvenida.

Próximo capítulo: mi lactancia

Mil besos, mil sorisas

Ana

Lucía, una mamá de lo más completita

Lucía, es la cabecita pensante del maravilloso blog «Baballa, como ser madre trabajadora y no morir en el intento».

Baballa

Logo de su blog

Es mi gurú, no puedo pasar un día sin ver sus propuestas, sus historias, sus looks o sus adquisiones low cost.

Madre de dos niños y trabajadora por cuenta ajena, tiene un blog super interesante donde en sus diferentes secciones nos enseña manualidades para niños y mayores, propuestas para regalos interesantes y originales,  como seguir la moda a bajo precio. Los viernes recetas, los domingos repaso de sus búsquedas en la red, deja colgados recursos para que te los descargues, entrevistas a mamás que viven fuera de España y sus reflexiones sobre todo lo que se le ocurra. Ella lo explica mejor en «De qué va esto»

Además, tiene tiempo de confeccionar productos para su tienda on line de regalos para bebes, Babybaballa

Logotipo Babyballa

Babybaballa

Chupeteros, perchas, toallitas,…

Foto de productos relizados por Babybaballa

Cubo de preciosidades

Yo le encargué unos broches para las seños de la guarde de mis peques que causaron sensación, lástima que no les hice fotos.

Lucía no para y su imaginación parece inagotable. Creo que es la verdadera culpable de que me haya embarcado en este lío y de que mi salón parezca la sucursal de una papelería. Con ella he descubierto que con un poco de ganas se saca tiempo aunque nunca seré capaz de estirar los días como ella, creo que los suyos tienen más horas.

Fue una de las invitadas a «Josephine se casa» y desde esta semana forma parte del «Club del Tupper» junto a otras 10 bloggers, donde sus miembros realizarán una receta culinaria mensual y nos contarán sus experiencias y avatares con ellas. Aquí nos cuenta de que va Beatriz, la cofundadora del club junto con María de Escarabajos, Bichos y Mariposas.

Como se puede comprobar no para y da la sensación de que se lo pasa «de cine». Espero que no deje de enseñarme y sorprenderme nunca.

Mil besos, mil sonrisas, Ana

Cómo hacer un bebé

No hacen falta más explicaciones

Los míos

Mi mundo se compone, en su núcleo, de cuatro elementos: mi santo (denominación tomada prestada de Elvira Lindo), mis dos churumbeles y servidora. 

Cuando de pequeña y me preguntaban que quería ser cuando fuera mayor, yo contestaba: «mamá». Durante la adolescencia era muy «mami» con los amigos y en el trabajo creo que los tengo a todos adoptados. Es un rol que ejerzo desde hace tiempo.
La maternidad ha sido mi sueño desde que tengo uso de razón. Proyecte y orienté mi vida profesional a poder compatibilizarla con los hijos y la vida puso  en mi camino hace ya casi 20 años, a la persona con quien hacer  realidad mi sueño.
Tardaron en llegar mas de lo esperado pero con 22 meses de diferencia nacieron Momo (3 años y medio) y Nana (20 meses).
Y aunque nos llevan agotados y en ocasiones nos exasperan hasta «el infinito y más allá», no seriamos nadie sin ellos. Y en días como el de hoy, en el que Nana ha descubierto el teatro y Momo se ha acostado diciéndome: «Mami te quiero mucho», se que todo merece la pena y que estamos aquí por y para ellos.
Lo se, soy una mami muy típica y me encanta serlo.
Mil besos, mil sonrisas
Ana